martes, 13 de enero de 2009

S.O.S recuerdos.

Primero;
¿ Que pasa con este pueblo?
No, es que aquí no llega el milagro de los diccionarios.
Maldición, es mas difícil aprender a leer que a matar.

Segundo:
- Me gusta esa mujer, la que regala los besos por dinero.
- Se llama Salome, pero dicen que te pierdes en los besos.
- Pero lo bueno es que no pregunta si la quieres.
- A mi parecer eso es cuestión del fracaso.

Tercero:
- ¿Te acuerdas de mi? Pasamos por la catedral de Xalapa en la noche, íbamos caminando, riéndonos, besandonos.
-No, creo que no- respondió ella-.
- Fumamos, y huyente a las palomas que tanto odias.
- ¿ Eso hiciste?
-Si.
- Debes de recordar que prometimos recordarnos.
- Lo siento era yo muy niña, y las mariposas no me dejan recordar.



Francisco Rico Hernandez.

1 comentario:

Huellas del pasado dijo...

No siempre es buena idea vivir de los recuerdos. No carges con ese costal viejo de historias que dejaste en el año pasado, ahora, tienes en la otra mano un nuevo costal para introducir mejores o peores historias, buenas y malas aventuras.segun como decidas que pase tu historia.



Que estes muy bien, saludos.