jueves, 25 de febrero de 2010

¿Cómo ves?

Si hay futuro de seguro fluye en el presente, en cuanto al pasado, el pasado es el que nos jode a muchos. ¿Cómo llegar al punto retrocediendo?, no avanzando, topándonos con el camino andado.Anestesiados por la locura para sentir la gloria que es una estatua cubierta de mierda de palomas. ¿Y si el fantasma de la duda abriera la frontera del futuro? ¿Y si las hormigas (los problemas) fueran más que los humanos?
García Márquez lo expuso en una de sus obras; leyendo los Idus encontré una frase siniestra que el autor atribuye a Julio Cesar: es imposible no terminar siendo como los otros creen que uno es.

La poca posibilidad de ser escuchado en éste mundo tan comercial, ya las marcas remplazaron a los apellidos y es que hasta los calzoncillos son de Calvin Klein. Estamos jodidos si no salimos en la televisión, es como no existir para nadie. Espero que valga la pena la ausencia de discurrir por las calles, vivir desde ahora de manera esporádica.
Seguro que los políticos viven de las mentiras (sin daños a terceros), los sacerdotes te hablan que la otra vida será mejor, mientras tú estás jodido en ésta pero en el nombre de Dios, los doctores viven de las enfermedades sin curas, el casero de la renta, el borracho de sus penas, la puta de su cuerpo educado para amar, y los escritores viven y vienen del mundo sorpréndete de la hoja en blanco.
De las mujeres mejor ni hablamos, sólo puedo decir que por ellas aguantamos un poco más al cabron de nuestro jefe que es muy poco amable, por ellas hacemos canciones, locuras, y respiramos con mayor facilidad la nicotina y nos acariciamos el celibato desmedido con tequila y olvidamos muchas veces que las noches son para dormir. Hoy creo que el mejor deporte de los adolescentes es abatir a las suegras.

Amigo mío la verdad yo no sé adónde va esto, y si lo supiera te mentiría. Yo por lo mientras seguiré siendo un irresponsable, un truhán y callejero; porque es mi libertad y yo no entiendo de plusvalías, jamás voy abnegar. Todo esto es un rosario de pesadillas que genera la utopía de sobrevivir y no de vivir, y tú ¿cómo ves?


Francisco Rico Hernandez.

4 comentarios:

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Pues yo veo que escribes muy pero que muy bien y que las mujeres, o las "viejas", como nos llamáis por ese México que yo tanto quiero, también hacemos locuras y escribimos canciones y aguantamos a nuestros jefes por nuestros hombres, jeje. Curioso que con tan pocos años tengas unas reflexiones tan profundas, más propias de un hombre maduro y que sepas plasmarlas con un ritmo y una maestría admirables, lo cual denota que debes ser poseedor de una gran inteligencia. Y añadir que tienes un blog hermoso y que estuve en México hace varios años, (país que me robó el corazón) y me traje, entre otras cosas, un retrato de Emiliano Zapata y otro de mi Fridita Kahlo con su Diego Rivera. Y preguntarte si la foto de tu título es de la isla italiana de Burano, porque estuve allí y me lo parece. Me agrego como seguidora y agradezco mucho tu seguimiento y lecturas. Un beso fuerte desde este país hermano y disfruta del fin de semana.

Dafne Isern dijo...

Yo siempre suelo mirar con demasiada frecuencia al pasado por miedo a mirar hacia delante. Debo de tener polvo de recuerdos hasta en la suela de los zapatos :/

Un beso.

Jénnifer dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Mayte. Para la edad que tienes posees una gran inteligencia y una visión de la vida bastante perisférica. La cual me encanta. Quería darte las gracias por tus maravillosas palabras, me he quedado con la boca abierta al leer tu comentario. ¡Eres especial!. Este trozo:

"Y olvidamos muchas veces que las noches son para dormir."

Me ha llamado mucho la atención. Tienes una forma de expresar lo que sientes, envidiable. ( Una envidia sana, ¿eh? jaja ) Adoro todas y cada una de tus letras y tus planteamientos. Gracias por ser como eres y dejarnos disfrutar de lo que haces, eres increible. Consigues crear en mí unos sentimientos muy fuertes con lo que describes, y dices.

Ojalá hubiese más gente como tú. Nos leemos en la distancia.

¡Un gran abrazo, guapo!

Diario de un PEaton dijo...

Este cuento es del cuento de descontar los cuentistas que cuentan lo incontable........