martes, 17 de agosto de 2010

La Iglesia vs Gobierno

Aborto, voluntad anticipada, uniones gay, entre otras, han levantado ámpula en la Iglesia católica y regocijo en las alas liberales

LA ETERNA DISPUTA Aborto, voluntad anticipada, uniones gay, entre otras, han conforntado a la Iglesia con gobiernos, medios y ministros
Redacción | El Universal
Comenta la Nota

Aborto, voluntad anticipada, uniones gay, entre otras, han levantado ámpula en la Iglesia católica y regocijo en las alas liberales. Entérate cuáles han sido los temas que confrontaron al purpurado con gobiernos, medios, sociedad y ministros en este sexenio.
Matrimonio y adopción gay. Con 39 votos a favor, 20 en contra y cinco abstenciones, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó en 2009 la reforma al Código Civil del Distrito Federal, que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.
A diferencia de la ley de sociedades de convivencia, la nueva normatividad es exclusivamente para homosexuales. Pero la discusión terminó por explotar cuando la Corte aprobó estas uniones, pero sobre todo, las adopciones por parte de parejas del mismo sexo.


"¿A ustedes les gustaría que los adopte una pareja de maricones o lesbianas?", dijo el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval, quien acusó al jefe de Gobierno de "maicear" a los ministros para aprobar las adopciones.
En el mundo, sólo se permiten los matrimonios homosexuales en Bélgica, Canadá, España, Holanda, Noruega, Sudáfrica y Suecia. También han sido aprobados en algunas ciudades de Estados Unidos como Connecticut, Iowa, Massachussetts y Vermont.
Sociedades de Convivencia. El precedente de los matrimonios homosexuales y las adopciones gay se fincó en el 2007, cuando la ALDF se colocó en la mira pública al legislar sobre uniones entre homosexuales, la Ley de Sociedades de Convivencia.


La diferencia entre la normatividad del 2007 y la avalada hoy, es que las sociedades de convivencia no implica un vínculo sentimental para el reconocimiento de derechos. Y fueron el primer escalón en la espiral de posturas a favor y en contra de la Iglesia contra el GDF.
No van al cielo. En diciembre del 2009, el cardenal mexicano y ex ministro vaticano de Salud, Javier Lozano Barragán, afirmó que los transexuales y los homosexuales jamás entrarán en el Reino de los Cielos, "ya que todo lo que va contra la naturaleza ofende a Dios".
Barragán hizo estas afirmaciones al portal de internet italiano "Pontifex.Roma", que las publicó este miércoles y ante el que precisó: "esto no lo digo yo, sino San Pablo".

Estas declaraciones le valieron toda una cascada de réplicas a favor y en contra de sectores conservadores y organizaciones homosexuales, respectivamente.
Aborto. En 2007, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó, tras cinco meses de análisis, el dictamen por el que se despenaliza el aborto de la primera a la doceava semana y se obliga al gobierno capitalino a otorgar servicios de consejería médica y social gratuita en materia de atención a la salud sexual y reproductiva.


Con férreas campañas, la Iglesia católica y grupos como Provida se opusieron a la despenalización de la interrupción del embarazo- postura que hasta el momento mantienen-, lo que contrastó con la opinión de grupos feministas.
incluso, en 2008 la cúpula sacerdotal en México criticó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por su postura. "Cuando políticas como el aborto y la eutanasia son dictadas desde el mismo seno de la ONU, para tratar de reducir la población mundial a fin de que los recursos se aprovechen mejor, en beneficio de unos cuantos gobiernos o empresas", expresaron en aquel año en una editorial de su semanario Desde la fe.

Ley de Voluntad anticipada. En 2008 se aprobó la normatividad que permite y regula las normas, requisitos y formas para ejercer la voluntad de una persona cuando no quiera someterse a medios, tratamientos o procedimientos médicos que prolonguen de forma no necesaria su vida cuando le sea imposible mantenerla de manera natural.
El documento de voluntad anticipada, precisa el decreto, puede ser suscrito por cualquier enfermo en etapa terminal, médicamente diagnosticado; familiares y personas, cuando el enfermo no pueda expresar su voluntad; padres o tutores, cuando se trate de menores de edad.

Al igual que la legalización del aborto, dicha ley enfrentó al purpurado católico con otros sectores de la población, pues la Iglesia la calificó de no respetar la vida y de contribuir a la cultura de la muerte.
Y apenas en noviembre pasado, el tema de la eutanasia en la capital enfrentó al Gobierno del Distrito Federal (GDF), pues la Secretaría de Salud del Distrito Federal rechazó la propuesta de aplicar la eutanasia activa en la Ciudad de México.

El titular de esta dependencia, Armando Ahued, dijo que en la capital del país ya se cuenta con la voluntad anticipada, que permite a los enfermos terminales decidir sobre su tratamiento médico, y a diferencia de la eutanasia no se induce la muerte, pero tampoco se prolonga la vida de manera artificial.
El funcionario rechazó la iniciativa del PRI en la Asamblea Legislativa que propone la eutanasia, al considerar que traería implicaciones éticas con los médicos.
Armando Ahued dijo que en su caso, él se negaría a administrar medicamentos para que el paciente en etapa terminal muera.

Medios perversos. El mismo Sandoval Iñiguez acusó a los medios de comunicación de ser los causantes de desbaratar la familia, porque desde hace 60 años se apoderaron del tiempo y la mente de la gente, al pervertirla con mensajes, mientras que las leyes abonan al favorecen divorcio exprés, aborto, anticoncepción, amor libre, matrimonio de personas del mismo sexo.

"Para mí las causas de esto que está sucediendo ahora se empezaron a poner hace 60 años, más o menos de ahí para acá. Por los medios de comunicación que empezaron a crecer, a apoderarse del tiempo y de las mentes, al desbaratar la familia, a pervertirla; los mensajes.


El universal.

3 comentarios:

Diario de un PEaton dijo...

En el Pais estamos cometiendo un error si regresamos a la edad de piedra donde la iglesia católica adoptaba la dictadura de implantar sus deseos a base de sangre y nepotismo. Yo apoyo a la ley en que los homosexuales pueden adoptar.

FABILECTOSPORT dijo...

La Iglesia cometió abusos en el pasado, y cada vez que se la ataca siento dolor, porque mas allá de lo religioso, el gobierno ha provocado un enfrentamiento de gran parte de la sociedad contra la Iglesia.
En Argentina pasa mas por intereses políticos que por reconocer los derechos civiles de los homosexuales. Espero que en México no persiga esos fines.
Un fuerte abrazo argentino.

Dafne Isern dijo...

Si no fuera porque detesto tanto la política como la religión, tendría una opinión más argumentada.
Por una parte estoy de acuerdo, ya que los niños llevarán una vida mejor que no estando huérfanos; aunque por otro lado me parece que no me gustaría vivir en una familia así, porque, por mucho que digan, no es lo normal.

Pero bueno, es sólo una opinión.

Un beso muy fuerte.