martes, 20 de julio de 2010

Sobre los paraisos.


“¿Donde estas? Porque no puedo verte ahora cuando te estoy besando. Donde estas tengo hambre de amor. Y entonces la besó. Osiris bajo la lluvia amaba aquella tarde de tulipanes encorvados por las gotas, y nubes que lambian el cielo.
—Te amo.
—¿Que es amor?
—No hacer otra cosa que pensar en ti.
Y él miraba al cielo.
—¿Qué ves?
—Estoy buscando en el cielo inspiración
Y de pronto volvieron a besarse. Llovía y era de tarde, Osiris tenía una gota sobre los labios, y sus ojos tenían al mundo sobre si misma. Soñaba con volar. Pero no era una hada, tan sólo era una princesa con alas de cartón.
De pronto naces de la brisa del viento y yo me convierto en halito de ti. Te amo.
Tus palabras llegan a acariciarme me siento viva. Se besaron.
—Llueve mucho. Ojala lloviera en todo el mundo.
—Pensaré siempre en ti cuando vea llover.
—No me olvides nunca.
—Te amo.
De pronto naces de la brisa del viento y yo me convierto en halito de ti. Te amo .Adiós”


Francisco Rico Hernandez.

2 comentarios:

Xiomara Beatriz dijo...

Hermosa publicación es como cuando ves estrellas marinas y son un relámpago de vida dentro del mar con su presencia nos ilumina el rostro y sonreímos al sentirnos parte de ella de esa sensación de flotar en el amor ...de ser trigal que el viento acaricia así me hace sentir este texto ...te dejo un beso

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Precioso relato, Francisco, con un lenguaje muy rico y escogido. Me ha encantado. Un besito.