martes, 30 de marzo de 2010

Gritos de alarma

Ahora que me sorprende el coctel de pastillas en mi
mesa, y una receta escrita por Pinzon, he de decir que
nada es mas aburrido que no tener vicios, y estar enfermo.
De un día para el otro me hice amigo de las enfermeras y de las jeringas, perdí el amor incomprensible de los desvelos, excesos y noches sin futuro.
Hoy siento que me vuelvo mas rico que antes, no tengo en que gastar, si no compro ni cigarros, ni cerveza, siento que el dinero estorbar.

Posdata; Una chica dijo que soñó conmigo, mas sin embargo que no quiere tener emociones fuertes conmigo, porque mi mala fama de hombre le interrumpe el enamoramiento.
No pueden consentir mi sonrisa idiota, cuando soy feliz.

4 comentarios:

Suso dijo...

Me encantó la reflexión de las últimas lineas...
un abrazo

marta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sophie dijo...

Un besoe

Fernanda dijo...

Me gustó el texto , si ... bastante :)

un beso