sábado, 23 de enero de 2010

Despues de tanto tiempo.

Justamente ayer en la noche, cuando después de esperar a que llegara el tipo que se suponía iba a pagar la farra y supuestamente se convertiría en Presidente Municipal no hacia otra cosa que saboreado el cigarro de mi victoria; ya que horas antes había participado en un homenaje hecho a un fotógrafo con un texto que todos aplaudieron. Todo resultaba bien, me pagaron, cené, me felicitaron, me tomaron fotos, y hasta tenia en puerta la tentativa de ser invitado por aquellos políticos a una farra.
Sin embargo, cuando nos disponíamos a irnos al bar en donde se había pactado estar, caminé por un café-bar de la ciudad y justo ahí escuché una melodía que tenia como dos años que no escuchaba en vivo; Brazos de Sol. Me estremecí. Mi alma se cubrió de hielo y mi cuerpo entero se llenó de frío. Me acordé de ella.
Mientras escuchaba la canción a mi mente la bombardeaban un arsenal de Flahsback, recordé sus besos y aunque me quedé mirando por la ventana de aquel café-bar no encontré vestigios de ella y de mi.
Ha de ser porque fue en otra ciudad, me consolé diciendo.

posdata; Aun me hace falta sacudir el polvo a todos los rincones de mi alma.



Francisco Rico Hernandez.

2 comentarios:

Jénnifer dijo...

Sacudamos juntos el polvo de nuestras almas...que yo también debo hacerlo!!
Siento haber estado desaparecida este tiempo, no tuve unos días demasiado buenos..pero parece que he vuelto...y aunque el texto que subí no es de los mejores que tengo, volveré con las pilas cargadas!!

Un besazo, guapo!

Dafne Isern dijo...

Y el polvo de la nostalgia suele meterse tanto en los ojos que al final te impide ver un poco más hacia el futuro. Pero hay que frotarse bien fuerte y lavarse con agua para una catarsis :)