viernes, 18 de diciembre de 2009

Camuflaje.


Que te parece si te callas,
Si te muerdes la lengua por un rato.
Alguna vez te imaginé muerto,
Tendido sobre el abandono de las multitudes,
Esporádico del tiempo.
Quisiera en verdad que te callaras,
Para acariciarte ferozmente,
Como el pavimento a las rodillas,
Al igual que la navaja a tu piel.
Nunca fue tan cierto eso de lo
Que presumiste,
Tenías los pómulos hinchados,
Un par de labios anacoretas,
Y madrugadas que le pesaban a tus ojos de alquitrán.
Igual y si naciste y no te imagino,
Sobre mis sueños estás y perfumas mis sentidos,
Calmas tu hermosura.
De noche te sangra la costra de tus amores desvalidos,
El olvido de sus brazos te hace polvo,
Aturdido vuelves a empezar.
¿Si te pico las costillas sientes?
¿Si te quemo los pies obtienes de mí la absolución?
Es una tristeza que a tus años
Seas un gaucho con pereza,
Una tortuga desvariada,
Un amante con sotana,
Una duda que se camuflajea en un tal vez.



Francisco Rico Hernandez.
23 de noviembre del 2009.
Orizaba, Veracruz.

6 comentarios:

•Eveelyn dijo...

SENSACIONAL.
Algo que yo jamás podría escribir, me encantó.

Me da mucho gusto volver a leerte!
Un abrazo gigante.

Elle dijo...

Hola.

Poesía que te despierta. Amo las cosas llamadas por su nombre.


saludos.

Staywithme dijo...

Los "tal vez" destrozan...
ojalá en esos brazos de olvido pudiesen encontrarse algunas "luces"...

AAN dijo...

No lo quiere ver. No hay remedio para él...

Beso

Dafne Isern dijo...

Me parece que de vez en cuando debería de morderme más la lengua, tal y como dices.

Un besito.

Valeria García dijo...

me gusta & mucho, de verdad es bueno
te mando un beso♥