viernes, 24 de abril de 2009

A ti que vas de prisa por miedo que la risa se marchite.

Me puse una noche cualquiera a buscarte debajo de mis párpado, y
supe que era imposible.
Después, pero después encendí un cigarro y note que mientras la ceniza
se iba cayendo en mi pantalón yo me sentía un poco exiguo de tu amor,
del recuerdo, me puse a fumarte como dice Sabines pero supe que eso ya
esta escrito.
Ahora reviso los escritos que me has dejado un día de cumple años, y quisiera de
pronto no sentirme tan abandonado en el próximo septiembre, pero supe que los
malos días pronto vendrán si que yo pueda hacer algo.
Antes de dormirme se me ocurrió poner a Sabina y Esta NOCHE CONTIGO, me recordó
unas cuantas palabras cantadas en las calles, no debería sentirme así con ese talento muy tuyo que utilizaste pa olvidarme.
Mejor me despido desde ahora pues no quiero volver a soñar contigo, es un desgaste de optimismo saber que a lo mejor un día de estos me llames, diciendo que tu atraso fue a consecuencia de los pagos de la inconciencia.
Ya no canto cuando me siento triste, ahora silbo para sentirme mejor.

1 comentario:

Huellas del pasado dijo...

Vivir de prisa es algo que a todos se nos da, y en algun momento copiamos a la monalisa en la forma tan misteriosa de su sonrisa.

Y la vida en tratar de entenderla se nos va nuestra propia vida, tanto que no apreciamos la obra de la monalisa ni el valor de las sonrisas.


Saludos guido, Cuidate =]